espainfo.es
estamos en

domingo, 13 de marzo de 2011

POEMA A LA MINISTRA DE DEFENSA.TIRANDO CON BALA.


  

Poema a la Ministra de Defensa de ESPAÑA

AL PARECER LA SRA. MINISTRA DE DEFENSA DE MOMENTO SE PERMITIÓ EN UN DISCURSO LLAMAR "COMPAÑEROS" A LOS MILITARES PRESENTES. UNA VEZ MÁS DEMOSTRANDO QUE LA PLUMA Y LA ESPADA NO SON INCOMPATIBLES, UN CORONEL RETIRADO LE RESPONDE CON ESTE POEMA.

POEMA A CARMA LA SRA. MINISTRA -  Poema que un Coronel retirado dirige a la ministra de Defensa, con motivo de que se dirigiese a los militares como "compañeros". 

Si el poema es bueno, la postdata es mejor.



    COMPAÑEROS

            (Romance)

        ¿De cuando, señora mía,
        vuecencia y yo compañeros?
        De cuándo señora mía,
        el bachiller recién hecho
        se presentó en Zaragoza
        con la ilusión en el pecho
        para afrontar, aún un crío,
        y de la familia lejos
        en Proa o en Montañana
        por poner algún ejemplo,
        largas las horas de estudio,
        frías las noches de cierzo,
        y meterse en la pelota
        el Olabarrieta entero.
         La Geografía del Mundo,
        la Historia de nuestro pueblo,
        aprender y descifrar
        ese macabro el invento
        le diré, la Descriptiva,
        donde sólo en tu cerebro
        un plano en tres dimensiones
        se convierte y has de verlo;
        de Análisis los problemas,
        señora ni se los cuento,
        por miles había de hacerlos
        por miles y corto quedo,
        por no hablar del Idioma,
        de senos o de cosenos,
        el Miranda Podadera
        o el Dibujo, que consuelo
        llegaba cuando en sus clases
        descansaba el cerebelo.
        O los tutes de gimnasia
        para mantenerse enteco
        y así un día tras otro,
        sin descanso no le miento;
        cuando un mes se nos iba
        entraba otro al relevo;
        que la dura oposición
        no dejaba otro remedio
        sino el apretar los codos,
        y estudiar sin desaliento.


        ¿De cuando, señora mía,
        vuecencia y yo compañeros?


        De cuándo señora mía,
        casi temblando de miedo
        vuecencia aquel, el tranvía
        dejara y allá a lo lejos,
        a la General vería,
        y quedase sin resuello,
        - a caballo un general
        en bronce que ya no veo -
        los exámenes llegando,
        y uno solo e indefenso.
        Exámenes si duraban,
        sí señora un mes entero,
        sería buena señal
        pues que uno estaba dentro.
        ¡De la General cadete!
        sólo de pensarlo tiemblo:
        toda mi ilusión cumplida,
        ¡cadete!, ni me lo creo:
        esos los rojos cordones,
        son míos, que ya los tengo.
        ¿Cuántos años me costaran?
        ¡Que importa si ya los llevo!
        ¿De cuando, señora mía,
        vuecencia y yo compañeros?
        Pues cuándo si me permite,
        compartimos el momento
        en que ese repelús,
        le recorriera su cuerpo
        al gritar el ¡SÍ, JURAMOS!
        del bendito Juramento;
        o al dejar entre los pliegues,
        la emoción, el sentimiento,
        de la Bandera de España,
        con una lágrima un beso.
        De cuándo señora mía,
        esas nieblas esos hielos,
        o ese rincón en el  Mundo,
        ese inclemente desierto,
        las marchas por San Gregorio,
        y los duros campamentos,
        ese polvazo señora
        de siempre buen compañero,
        y en verano las tormentas
        las que embarraban el suelo.
        Las cañas de los caballos,
        y los mulos, qué tormento,
        o las horas de instrucción
        hasta rozar lo perfecto
        con el chopo, que a tu novia
        habrías de quererla menos.
        Y las marchas de montaña
        arriba en el Pirineo,
        el esquí, ¡vaya, por fín!
        algo divertido y bueno.
        De los estudios no hablo,
        lo normal, no nos pasemos,
        con cinco clases al día
        estábamos tan contentos,
        y una hora de descanso,
        si no tenías arresto:
        ¿Los protos? todos blanditos,
        el que más como el acero,
        por no hablar de las revistas,
        vuecencia no sabe de eso;
        tampoco de la comida,
        de "bolovanes" no hablemos.


        ¿De cuando, señora mía,
        vuecencia y yo compañeros?


        De cuándo señora mía,
        vio amanecer en Toledo
        dando cuenta de unas migas,
        paso de una marcha previo
        a patearse La Mancha
        un pasatiempo muy nuestro;
        cúantas ampollas señora
        sus muy lindos pies tuvieron.
        Cuántas veces la vidriera,
        - perdone el atrevimiento -
        le matizara la luz
        del tremendo sol manchego.
        De cuándo señora mía,
        el estruendo del mortero
        enardeciera su ánimo,
        o el cañón sin retroceso
        sin aliento la dejara
        con su estrépito tremendo;
        de cuándo le acompañara
        se decía en orden abierto,
        de aquella obsoleta Alfa,
        conocido el tableteo,
        y hasta el último tornillo
        de tanques y armas ¡qué miedo!,
        aprenderse y manejar,
        mucho mejor nunca hacerlo;
        que a pacífico, señora,
        yo le gano, yo le reto,
        si  no se meten conmigo,
        si España no está por medio.
        O ver salir la Custodia,
        de cobalto azul el cielo,
        con el arma presentada
        mientras se erizaba el vello,
        y las gotas de sudor
        resbalaban  por el cuello.
        ¿Pues qué sabe de Alijares
        vuecencia, o de ese Cerro
        que Cortado le llamamos,
        que dejaba sin resuello,
        señora hasta el más pintado
        cuando, a paso ligero,
        habíamos de subirlo
        con equipo y armamento?
        De cuándo señora mía
        que dos estrellas del cielo
        bajaran un día de julio
        y en su hombrera se pusieron.


        ¿De cuando, señora mía,
        vuecencia y yo compañeros?


        De cuándo ante sí tener,
        de sus palabras atentos
        de España nuestros soldados
        por decenas y por cientos,
        para tratar de inculcarles
        hacia su Patria el respeto;
        enseñarles que en la vida
        no todo es divertimento,
        para hacerlos duros, fuertes,
        ¿qué sabrá, señora de esto?
        De maniobras señora,
        y de ejercicios sin cuento,
        "de días de claro en claro,
        de noches." de frío y viento.
        Del orgullo de mandar,
        diga qué sabe al respecto
        a paracas que orgullosos
        lucen su boina de serlo:
        ¿cuándo pendió la señora
        de una seda y desde el cielo
        viera los campos de España,
        viera sus villas y pueblos?
        O de mandar el orgullo
        a cadetes, fuera el tiempo
        el de pasar experiencia,
        conocimientos y sueños.
        Señora, cuándo la azul
        faja ciñera su cuerpo;
        Santa Cruz de Marcenado,
        tras años de mucho esfuerzo,
        fuera el testigo, señora,
        pues que allí me la impusieron:
        por más de doscientos años
        nos distingue entre los nuestros.
        ¿De cuándo el honor le cupo,
        de mandar un Regimiento?


        Y sobre todo, señora
        terminando ya le inquiero:
        ¿Cuándo un día comimos juntos?
        como dicen en mi pueblo.


        ¿De cuando, señora mía,
        vuecencia y yo compañeros?

       ------------------------------

        Félix Torres Murillo   -  XXIII AGM. Infantería.         Toledo

Pd.- Los que aún  estéis en activo no lo toméis como una falta de respeto por mi parte hacia la Sra. Ministra. No es así, asco sí me da (desde lo de Rubianes) pero para faltarle al respeto tendría que tenérselo y , aunque lo intento, no puedo.

        ------------------------------------------
             ¡Por España, y el que quiera
        defenderla, honrado muera;
        y el que, traidor, la abandone
        no tenga quien le perdone,
        ni en tierra Santa cobijo,
        ni una cruz en sus despojos,
        ni las manos de un buen hijo
        para cerrarle los ojos.
       ------------------------------------------
        Lo demandó el honor y obedecieron,
        lo requirió el deber y lo acataron,
        con su sangre, la empresa rubricaron,
        con su esfuerzo, la Patria redimieron.
        Fueron grandes y fuertes, porque fueron
        fieles al juramento que empeñaron.
        Por eso, como valientes lucharon,
        por eso, como mártires murieron.
        Inmolarse por Dios fue su destino,
        salvar a España, su pasión eterna,
        servir en el Ejército, su vocación y sino.
        No pudieron querer a otra Bandera,
        No quisieron andar otro camino,
        No supieron morir de otra manera.
       ---------------------------------------------

 

 

 

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario