espainfo.es
estamos en

jueves, 12 de marzo de 2015

Gracias por ser un militar. Carta ganadora de una niña de 17 años. Concurso militar CARTA A UN MILITAR, Delegación Defensa de Valencia.

En medio de todo esto, algo gratificante. 
 

CREO DE VERAS QUE MERECE LA PENA LEER ESTA CARTA DE UNA MUJER JOVEN A UN MILITAR. ES EMOCIONANTE




                                                                     Arsenal Ferrol

                                                             Dársena Arsenal Ferrol


                                                                         Galatea

Una estudiante de 17 años de segundo de Bachiller del colegio Pureza de María de Ontinyent, Neus Revert Calabuig, se ha proclamado vencedora del concurso militar Carta a un Militar Español organizado por la Delegación de Defensa en Valencia. Ella y los finalistas recibieron ayer el reconocimiento del Ejército en en el acuartelamiento San Juan de Ribera. Su escrito ha resultado elegido entre los presentados por alumnos de 350 centros a nivel nacional. Reproducimos íntegramente sus reflexiones, que recibieron el agradecimiento y elogio de los altos mandos en el Día de la Delegación de Defensa:
NEUS REVERT CALABUIG
COLEGIO "PUREZA DE MARÍA"
A TI, SOLDADO VALIENTE
Querido militar:
Te escribo para pedirte disculpas y, a la vez, darte las gracias.
Disculpas por si alguna vez he tenido una mala visión de tu trabajo, de tu valentía y de tu dedicación, por tener miedo a confiar en alguien que mata y muere por defender su país. Pero, me paro a pensar cómo es tu vida: llena de disciplina, preparación y entrega a un territorio y su gente, a completos desconocidos para ti y me pregunto: ¿cómo puedo tenerte miedo?
Tal vez te tenga miedo porque no te comprenda, porque no soy capaz de empatizar contigo, porque no sepa realmente lo que es ser militar.
No recuerdo cuando por primera vez oí hablar del ejército, de un militar. Tampoco recuerdo cuál fue la visión que tuve en ese momento, tal vez era la misma sensación de desasosiego que tengo ahora.
Pero, me paro a mirar fotos de tropas, de soldados, de juras de bandera y me emociono. Me emociono al ver el sentimiento de solidaridad y responsabilidad que las miradas, los gestos y las acciones transmiten. Me emociono al intentar sentir cada uno de los valores por los que defienden nuestra bandera. Me emociono por creerme capaz de entender un poco más cuál es tu trabajo.
Entonces pienso, tal vez esa sensación de miedo, incertidumbre, desasosiego, sea solo una fachada y lo que verdaderamente siento es admiración. Admiración por ser capaces de “a España servir hasta morir”, de ser cada día más valientes, de encararse con la muerte por defender un país. Admiración por todo lo que he tenido miedo antes.
Admiro los valores por los que un mismo sentimiento os une. La integridad, la honestidad y la justicia que os guían a trabajar unidos, a olvidar el significado del pronombre “yo”, a cambiarlo por el “nosotros”. Por esa disciplina que desde que os alistáis os une. Por ese espíritu de superación cuando otros soldados caen y por el liderazgo que tenéis, gracias al esfuerzo con el que os preparáis y lucháis. Y por ese sacrificio, obediencia y respeto a vuestros superiores.
Vuelvo a pensar en vuestra gran labor. Por luchar para conseguir la paz, por ser tan necesario vuestro trabajo aunque nos cueste reconocerlo, tal vez porque no lo sentimos ni lo vivimos, o por tener miedo a confiar en vosotros.
Para finalizar, quiero darte las gracias. Gracias por despertar en mí un sentimiento patriótico, por no tener miedo a decir que soy española. Gracias por enseñarme a amar una bandera, un país y una profesión como la tuya. Gracias por defender a mi país y a mi gente y por hacer que me sienta segura y orgullosa de vuestro trabajo.
Gracias por ser un militar, por irte lejos y, a la vez, sentirte tan cerca. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario