espainfo.es
estamos en

sábado, 3 de octubre de 2015

25 platos imprescindibles que todo madrileño debe probar antes de morir- Inspírame Madrid


También recomendaría  , los callos de casa ricla , los caracoles de "los caracoles", gallinejas en la "freiduria" de la calle embajadores , mariscos a precios populares en la paloma (c/. toledo) , comida asturiana a tope y oliendo a chigre en "el ñeru". etc,etc,etc….; madrid nunca se acaba.
25 platos imprescindibles que todo madrileño debe probar antes de morir

1
. Los huevos de Casa Lucio

Por muy simples que parezcan, por mucho que lo intenten imitar, aquí, los huevos estrellados saben distintos. Un plato que por, muy simple que parezca, Lucio consigue darle una magia que los hace diferentes al resto del mundo. Tal vez sea su amabilidad sirviéndolos o el buen ambiente que allí hay creado.
Por ello, son el plato favorito del Rey Don Juan Carlos y no hay celebridad de nivel en el mundo que haya pasado por Madrid y no haya ido a probarlos. De ahí que Lucio tenga un álbum junto a importantes estrellas mundiales digno de competir con el del pequeño Nicolás. 
  • Dirección: Calle Cava Baja, 35
2- El Bocadillo de calamares de El Brillante

Si eres de Madrid, o llevas el suficiente tiempo como para considerarte madrileño, y no has probado el bocadillo de calamares de El Brillante, con total probabilidad irás al infierno por haber cometido uno de los peores pecados. Es un clásico de la capital.
Su sabor, su tradición y su ubicación hacen de este bocata un imprescindible en tu vida. Perfecto para compartir junto a tus amigos antes de disfrutar de un paseo por Recoletos o de una tarde en el Museo Reina Sofía. 
  • Dirección: Glorieta del Emperador Carlos V, 8 
  •  
3- El potito de La Gabinoteca

Es la delicia estrella de la casa. Compuesto por huevo, patata y trufa, el potito de La Gabinoteca es uno de esos platos que enamoran desde el primer momento en el que el camarero lo deja en tu mesa. Es uno de los platos más modernos de esta lista, pero si está aquí es porque su calidad y su fama lo han llevado a donde merece. 
  • Dirección: Calle Fernández de la Hoz, 53
4- El pincho de tortilla de José Luis

El mundo se divide entre aquellos que aman la tortilla poco hecha y los que la prefieren cuajada (más allá del debate cebolla sí o no). Si eres de los primeros, José Luis ha creado la tortilla con mayúsculas. Su sabor, la forma en la que se deshace en la boca y su textura son únicas.
La lucha en Madrid por el mejor pincho de tortilla está muy reñida, pero tenemos un ganador. 
  • Dirección: Calle Serrano, 89 
  •  
5- El escalope Armando de La Ancha

Si Armando hubiese sabido aquel día que, al pedir su escalope más fino, crearía un plato eterno y característico…¡cuántos Armandos habría! Y es que este escalope con nombre de cliente, es una delicia no sólo de La Ancha sino de todo Madrid. Acompañado de una guarnición de patatas a lo pobre, cebolla frita y ensalada, terminar este escalope es casi una prueba de ¡Qué apostamos! Eso sí, probarlo y disfrutarlo es una maravilla que todo buen madrileño debe hacer alguna vez. 
  • Dirección: Calle Príncipe de Vergara, 204 
  •  
6- Los callos de Lhardy

Si hay un plato que defina a Madrid, son los callos. Y si hay un sitio perfecto donde tomarlos, es Lhardy. Los amantes de la casquería y aquellos que no lo son tanto, tienen la obligación de pasar alguna vez por allí y degustar la tradición de un plato típico y bien hecho. 
  • Dirección: Carrera de San Jerónimo, 8 
  •  
7- Los perritos calientes de La Galatea

Hay lugares que hacen de un plato su bandera y éste es el caso de La Galatea. Su perrito caliente tradicional ha conseguido que su nombre se mantenga en la memoria de muchos. Y es que este simple plato es una delicia para muchos madrileños. 
  • Dirección: Calle del Príncipe de Vergara, 4 
  •  
8- El cocido de La Bola

A pesar de que el cocido de tu abuela sea para ti el mejor del mundo, La Bola tiene en su cocina uno de los mejores. Y es que 145 años después, La Bola sigue cocinando cada cocido en pucheros de barro individuales sobre carbón de encina. Espectacular. 
  • Dirección: Calle Bola, 5 
  •  
…y para el otro 50% el de Casa Carola

La lucha por ver quién tiene el mejor cocido de la ciudad es tan dura que nos resulta imposible decidirnos por uno sólo. Por eso, Casa Carola es la otra opción para tomar en la capital un señor cocido. Ellos confiesan que no quieren establecer competencia con sus vecinos, pero eso no es posible en Madrid. Un buen madrileño siempre quiere ser el número 1. Casa Carola ofrece esa magnífica sensación de estar como casa y un cocido con el que te chuparás los dedos. Increíble. 
  • Dirección: Calle de Padilla, 54 
  •  
9- La hamburguesa de Alfredo´s

Mucho antes de que llegaran al mercado las hamburguesas gourmet y proliferasen las cadenas de comida rápida gourmet, Alfredo´s se convertía en lugar de peregrinación para todos esos amantes de la comida americana y, en especial, de su plato estrella: la hamburguesa. Clásica y con salsa barbacoa, con queso philadelphia o incluso con chile, pero siempre acompañada de una ensalada de col y con un brownie de postre. Exquisito de principio a fin. 
  • Dirección: Calle de Lagasca, 5 
  •  
10- Los pollos asados de Casa Mingo

Entrar a Mingo es como retroceder a aquellas tabernas de entonces donde familias numerosas se reunían en torno a la mesa. Alboroto, risas y mesas repletas de comida. A pesar de su variada carta, a Mingo se va a comer un buen pollo asado, una ensalada y una sidra. Allí tienen los mejores desde 1888. 
  • Dirección: Paseo de la Florida, 34 
  •  
11- El arroz de Samm

No hay nada más complicado en el mundo de la gastronomía que encontrar un lugar con un arroz que esté en su punto. En esta mítica arrocería, encontrarás la solución a dicho problema y podrás disfrutar de uno de los mejores arroces de nuestra capital. Por cierto, su ensaladilla rusa y sus boquerones también son una auténtica delicia. 
  • Dirección: Carlos Caamaño, 3 
  •  
12- El marisco de Norte y Sur

Norte y Sur se ha convertido en la marisquería de referencia en Madrid. La calidad de sus productos bien merece una recomendación. Quién aún no haya probado sus gambas, navajas, nécoras… ¡Ya estás tardando! ¡Espectacular todo! 
  • Dirección: Calle de Bravo Murillo, 97 
  •  
13- La tosta de jamón de Urrechu 

El mejor jamón, cortado de la mejor manera, sobre una tosta amplia y con el toque justo de tomate. Esa es la fórmula perfecta para que una tosta se convierte en uno de los platos estrella de una amplia y variada carta de delicias. El ambiente alegre y familiar del lugar ayudan a disfrutar del plato. Recomendación: tómala en la barra o en los mesas de fuera y evita el restaurante. 
  • Dirección: Centro Comercial Zoco de Pozuelo de Alarcón. Calle de Barlovento, 1 
  •  
14- La ensaladilla rusa de Casa Rafa

De los restaurantes de toda la vida en Madrid, Casa Rafa. No necesita presentación, se distingue por su gran calidad de pescados y mariscos, pero bien vale la pena guardar un espacio para la estrella de su carta, la ensaladilla.
Cocinada de forma clásica, lleva zanahoria, huevo duro, guisantes y, sólo si es temporada, un poco de ventresca para acompañar. Se puede pedir como entrante o para compartir.
La clave está en la sencillez y en la calidad de la materia prima. 
  • Dirección: Calle Narváez, 68 
  •  
15- La carne de El Pelotari

El asador El Pelotari se distingue por su tradición y sus productos de gran calidad, con los que llevan maravillándonos más de 25 años. Su carne de vaca vieja de León con 20 o 25 días de maduración y a la parrilla de carbón de encina es absolutamente increíble. Además podrás disfrutarla con varios acompañamientos a elegir entre: pimientos del piquillo de Guernika, ensalada de cogollos de Tudela, patatas fritas o alcachofas. 
  • Dirección: Calle de Recoletos, 3 
  •  
16- Las croquetas de El quinto vino

El Quinto Vino es la típica taberna de toda la vida donde sus productos de calidad impiden una elección rápida, pero su plato estrella son, sin duda, las croquetas.
Las croquetas de Esperanza, así se las llaman en homenaje a la artífice de esta maravilla, se elabora en casa de Esperanza, quien las lleva al restaurante listas para freír. Su receta recuerda a las de toda la vida, tanto por su forma, como por su bechamel suave y ligera como por su punto de fritura. Podrían ganarle incluso a las de tu abuela. 
  • Dirección: Calle de Hernani, 48 
  •  
17- Los molletes de Los Rotos 

Cerca del museo del Prado se encuentra este lugar perfecto para picotear algo rápido pero con calidad. El huevo es el protagonista de la carta al cual puedes acompañar con gulas, morcilla, pisto, queso, jamón, etc. Puedes pedirlo tanto en cazuela como en mollete y tiene precios muy asequibles que siempre te salva en cualquier ocasión. 
  • Dirección: Calle de Las Huertas, 74 
  •  
18- Las bravas de Las Bravas

Tal vez sean las más famosas de España. Un poco turístico pero no por ello deja de ser el mejor. Su salsa secreta (obviamente), esta patentada con el número 357.942. La ración de patatas es bastante abundante y a un precio asequible. Nada crujientes, pero muy tiernas por dentro, las convierten en adictivas. 
  • Dirección: Calle de Álvarez Gato,3 
  •  
19- Las setas de El Imperio

Nada hace pensar que detrás de este bar convencional de barrio, se esconde una de las mejores ofertas micológicas de la capital.
En este pequeño bar se pueden degustar una de las mejores raciones de setas de capital; boletus edulis, senderuelas, de cardo, colmenillas, rebozuelos, tricolomas, perrechicos, trompetas de los muertos, níscalos… ¡Tú eliges! 
  • Dirección: Calle Galileo, 51 
  •  
20- Los sándwiches y zumos de Magasand

Ellos se definen "como alta cocina rápida" y su precioso local, decorado con buen gusto, ayuda a convertirlo en un lugar perfecto donde poder estar desde el desayuno hasta la merienda, ya que tiene una amplia variedad de revistas de diversos temas y es bastante acogedor.
Tienen una carta muy variada y original, entre ellos se destacan los sándwiches, los más ricos de Madrid. Los tienes de todo tipo y todos muy sanos. Además podrás comerlos en diferentes tipos de panes (bagel /cebolla, amapola, cereales) con diferentes rellenos (jamón, pavo, salmón, roast beef, etc) y acompañarlos con unos zumos naturales que están de escándalo. 
  • Dirección: Calle de Columela, 4 
  •  
21- La tarta feliz de Pippa & Co

En pleno barrio de Chamartín se encuentra este local, con una estética muy cuidada que hace que sea acogedor y agradable. Tiene una carta variada que se basa en platos frescos y de calidad.
Pero en su carta hay una clara favorita: la tarta ¡Feliz Cumpleaños! Esta tarta de chocolate con galleta María y lacasitos consigue trasladarnos a nuestra infancia. ¡Y está riquísima! 
  • Dirección: Paseo de la Habana, 105 
  •  
22- Los croissants de Pastelería Artesanal Manolo. Los conocerás por Los Manolitos.

Los pequeños hijos de Don Manolo han salido ricos, riquísimos. Esta pastelería, que ha conseguido traer a la capital la fama que consiguió con su pastelería de Colmenar Viejo, tiene su especialidad en sus "Manolitos", unos mini croissants que están tiernos por fuera, con aire por dentro y que al morderlos casi se deshacen a en tu boca. Podrías comerte 10 en una sola sentada. Tú eliges si los quiere en su receta clásica o con chocolate en la punta. 
  • Dirección: Calle Del Conde de Peñalver, 68 
  •  
23- Los helados de La Romana

Esta heladería italiana de la familia Zucchi con más de 40 años de historia hace diariamente de manera artesanal, más de 60 sabores de helados. Todos están increíbles. Desde el de manzana verde, pasando por el de pomelo sin dejar pasar el clásico chocolate o probando el de panna cotta. ¡Tutto molto bene! 
  • Dirección: Paseo de la Habana, 27 
  •  
24- La horchata de La Alboraya

No hace falta presentar la Horchata de La Alboraya, ya que son la parada obligada para los días de calor en Madrid. Se elaboran con chufa 100% auténtica de La Alboraya (Valencia), aunque en este lugar no hace falta que sea verano ya que te las puedes tomar todo el año. 
  • Dirección: Calle Alcalá, 125 
  •  
25- Los churros de San Ginés 

Mencionar churros en Madrid, es pensar directamente en la Chocolatería San Ginés. Los churros son perfectos, alargados, crujientes, finos y muy bien fritos. Gracias a su horario 24h, es común que, después de una buena fiesta, se acabe desayunando allí. 
  • Dirección: Pasadizo San Ginés, 5 
  •  
¿Te ha molado? Pues compartiendo que es gerundio



No hay comentarios:

Publicar un comentario