espainfo.es
estamos en

sábado, 29 de agosto de 2015

Juan Sebastian Elcano. 2015 07 21, Regresoa casa por debajo de los dos Puentes de la Bahía de Cádiz, por primera vez.





El buque escuela Juan Sebastian Elcano, de camino a su puerto base, Arsenal de la Carraca en San Fernando (Cádiz), hasta el próximo Crucero de Instrucción, pasando el Puente de la Constitución.


Ser Español de España, español de América y español Universal.

 
 



Lo suscribo del principio al fin.
 





   Nací en Asturias, por la gracia de Dios. Mi lengua materna es el asturiano (o, como lo denominan los listos y los finos, el "bable"). En mi aldea, los únicos que hablaban español cuando yo era pequeño, allá por los años 70 del siglo pasado, eran el cura y el maestro. Los del pueblo "hablábamos mal" o "no sabíamos hablar" o, simplemente, éramos aldeanos y hablábamos como tales. Los asturianos nos avergonzábamos de nuestra propia lengua y algunos todavía se avergonzarán hoy. Allá ellos. Yo me siento tremendamente orgulloso de ser asturiano y de hablar asturiano siempre que tengo ocasión; o sea, cuando estoy con asturianos y sé que me van a entender. No se me ocurre hablar asturiano con murcianos o con castellanos, porque sería una ridícula falta de educación y de sentido común.
 
      Eso es lo que falta en esto de las lenguas: sentido común. Porque el sentido común se pierde cuando las ideologías se entrometen y empiezan a utilizar las cuestiones lingüísticas como arma política para dividir a las personas y establecer "hechos diferenciales" que consisten, básicamente, en exaltar las bondades de tu historia, tu cultura y tu lengua para despreciar al vecino y ahondar en lo que nos separa. "Nosotros bebemos sidra y jugamos a los bolos. En cambio, a los vecinos (esos bárbaros) les gusta el vino y juegan a la petanca…¡Qué distintos somos! ¡Dios nos libre de Castilla!". Así razonan los fanáticos nacionalistas, sean asturianos, vascos, catalanes o uzbecos. Separar, dividir, insultar, manipular la historia… Como si amar tu tierra y tu lengua fuera incompatible con el amor al resto de las lenguas y culturas de las tierras de España. Yo amo a Asturias y al asturiano, porque esa es mi tierra y esa es la lengua que aprendí a hablar en mi casa. Pero amo con la misma pasión a España y al español. Amo la Hispanidad, amo las Españas y amo la lengua de Cervantes. Mi forma de ser español es siendo asturiano.
 
     Porque ser español es mucho más que tener un pasaporte. España es mucho más que sus territorios peninsulares, insulares y norteafricanos; mucho más que sus cuarenta y siete millones de habitantes.
 
     España es el Cantar de Mio Cid. Ser español es recordar a doña Jimena en el Monasterio de San Pedro de Cardeña, defender el honor de doña Elvira y doña Sol contra los traidores y cobardes Infantes de Carrión y combatir junto a Minaya Alvar Fáñez y Martín Antolínez, el burgalés de pro.
 
     España es Gonzalo de Berceo y sus Milagros de Nuestra Señora y"el monasterio de San Millán de la Cogolla y el de Santo Domingo de Silos; Ser español es cortejar con el Marqués de Santillana a aquella "moza tan fermosa" que era "la vaquera de la Finojosa". O ir en busca de amores con el Arcipreste de Hita y la vieja Trotaconventos.
 
    Ser español es mirarle a la cara sin miedo a la Muerte, como Jorge Manrique, con el aplomo y la resignación cristiana del Maestre don Rodrigo, "porque querer hombre vivir, cuando Dios quiere que muera, es locura". Pero ser español también es compartir y disfrutar de un vaso de buen vino con la vieja Celestina y sus pupilas en una tasca de mala reputación.
 
    España son las Églogas de Garcilaso de la Vega y su Soneto XXIII, el Cántico Espiritual de Juan de la Cruz y las andanzas y miserias de Lázaro de Tormes. España es la Oda a la vida retirada de fray Luís de León, los Ejercicios Espirituales de Ignacio de Loyola  y la vida del Buscón de Quevedo. España son las soledades de Góngora y es cabalgar con don Quijote y Sancho Panza para desfacer entuertos y combatir malandrines y encantadores. Español es Peribañez y Fuenteovejuna y Olmedo ("que de noche lo mataron al caballero, la gala de Medina, la flor de Olmedo"). España es Segismundo ("¡Ay mísero de mí, ay infelice!") y el burlador de Sevilla y el Estudiante de Salamanca y el don Juan de Zorrilla.
 
    España es Cadalso, Feijoo y Jovellanos. España son las rimas de Bécquer y las orillas del Sar de Rosalía y el don Juan Tenorio de Zorrilla. España es un canto a la libertad como la canción del pirata de Espronceda y es el dolor de Larra. España es la Benina de Galdós y la Ana Ozores de Clarín y la Pepita Jiménez de Valera.
 
    España es la agonía de Unamuno, la elegancia refinada de la princesa triste de la Sonatina de Rubén Darío y el sufrimiento y el espanto de Lo Fatal. España es el esperpento de Max Estrella y Valle-Inclán y son los Campos de Castilla de Antonio Machado. España es Andrés Hurtado y Zalacaín el Aventurero. España es la San Sebastián de Edad Prohibida de Torcuato Luca de Tena y la Asturias de Armando Palacio Valdés y su Aldea Perdida. España es el Macondo de los Cien años de soledad de Márquez y es La ciudad y los perros de Mario Vargas Llosa. España es también el México de Carlos Fuertes y la Cuba de José Martí y es el Chile de Pablo Neruda y la Nicaragua de Rubén Darío. España es la Pampa del gaucho Martín Fierro y es el Inca Garcilaso de la Vega y es un poema de amor de sor Juan Inés de la Cruz y es el Facundo de Domingo Sarmiento. España es la Comala de Pedro Páramo y es el nuevo mundo de Bernal Díaz del Castillo. España es un cuento de Borges o un relato de Cortázar.
 
    España es un retrato de Velázquez, una pesadilla de Goya en su Quinta del Sordo y un arlequín de Picasso; España es una mujer asomada a una ventana contemplada por Dalí y un mural colorista de Miró. España es Gaudí y Tapies y Antonio López; es churrigueresco y herreriano, románico y gótico. España es el Museo del Prado y la Catedral de Burgos y la de Zamora y la de León y la de Oviedo y la de Palma de Mallorca y la de Palencia y la de Córdoba y la de Murcia y la Alhambra de Granada…
 
   España tiene ritmo de pasodoble y de ranchera, de merengue y salsa, de muñeira, jota y sevillana. España es una sardana y una danza vasca. España suena a gaita y a guitarra flamenca y a mariachi mexicano y a música andina. España es Albéniz y Falla.
 
    España es La Colmena de Cela y Cinco noches con Mario de Miguel Delibes; es Lauro Olmo y la historia de una escalera de Buero Vallejo. España es la poesía de Miguel Hernández y Celaya. España es Lorca, Aleixandre y Dámaso Alonso. España es la Razón de amor de Salina y el Ciprés de Silos de Gerardo Diego y la Meseta de Guillén.
 
    España es la Plaza Mayor y la Universidad de Salamanca y la Plaza del Obradoiro y el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela y la Sagrada Familia de Barcelona. España es Segovia y su Acueducto Romano y Ávila y sus murallas. España es el Monasterio del Escorial y la imaginería de Salzillo y de Gregorio Fernández y de Alonso Cano. España es Chillida y Gargallo, la luz de Sorolla y un paisaje de Zuloaga.
 
    Español de España, español de América, español universal. España es su historia, su lengua, su literatura, su arte, sus acentos variados, su mestizaje y su fe. Ser español es un modo de crecer, una manera de entender el mundo, una forma de rezar, de disfrutar, de sufrir y hasta de morir. Por eso los que odian a España lo primero que hacen es prohibir el español en las escuelas.
 
 
                                         ________________________
 
Naturalmente que yo también lo firmo; es lo más bonito que he leído en mucho tiempo; creo que no se pueden decir más verdades en menos espacio.
Saludos.-
 
 
 
 
 
 

viernes, 28 de agosto de 2015

EL CALYPSO Y SIMONE, LA ESPOSA DE J.COSTEAU.



 

HISTORIA DEL CALYPSO Y LA DE SIMONE, LA ESPOSA DE J. COSTEAU
(Sólo para mujeres y los que las saben valorar)

No tenia idea quien fue Simone, la esposa de Cousteau, vean que interesante, es cortito y vale la pena leerlo.

 
 
UNA HISTORIA POCO CONOCIDA

Jacques Yves Cousteau pasó toda su vida en el mar, no contento con inventar los equipos de buceo actuales recorrió el mundo, a bordo del Calypso para enseñarle a la humanidad la grandiosidad de los océanos.
Muchos hombres y mujeres crecimos entre sus imágenes, muchos fuimos contagiados por su "fiebre de mar", jugábamos de chicos a ser buzos del Calypso, conocíamos todas sus historias, vivimos todas sus inmersiones.
Pero la mayoría de la gente jamás conoció la historia del día que el Calypso se perdió, de aquel día que pudo ser el último día de una historia que aún no había comenzado.
Terminaba la década de los 40, no era una época fácil en Europa.
La segunda guerra mundial había dejado a Francia en ruinas. Jacques Cousteau, un joven oficial de la marina decide dar un vuelco a su vida, con la ayuda de sus amigos y un esponsor secreto, compra un viejo dragaminas fuera de servicio y lo bautiza "Calypso", renuncia a la marina y convence a un grupo de buzos para acompañarlo en la gran aventura: recorrer los mares del mundo filmando los fondos oceánicos.
Todos sus ahorros se gastaron en equipamientos, vendió su casa para costear el viaje, todo su pasado y su futuro estaban puestos en ese viejo barco.
Partieron rumbo al Mar Rojo donde planeaban filmar su primera película.
Al llegar anclaron el barco cerca de la costa de Egipto y todos los hombres fueron al agua; en el barco sólo quedó la esposa de Cousteau, Simone.
Mientras que los buzos estaban bajo el agua, el cielo se cubrió de nubes, la superficie del mar se encrespó, comenzó a soplar un fuerte viento.
Los buzos no pudieron volver al barco, nadaron hacia la costa. Una vez ahí contemplaron al Calypso que se sacudía con cada golpe de ola, tironeando el cabo del ancla que se rompería inevitablemente.
Cousteau temía por su esposa, una mujer delgada que no tenía idea de barcos ni de navegación.
Los buzos, presos de impotencia, esperaban la rotura del cabo del ancla para ver como todas sus ilusiones se hundían con el viejo buque.
El cabo se rompió en un estallido seco, e inmediatamente se escuchó el motor del barco que se ponía en marcha, viraba a babor y se internaba en el mar de frente a la tormenta. Al timón estaba Simone Cousteau, y no parecía estar dispuesta a dejar hundir al Calypso. Como no sabía nada de náutica, decidió ir mar adentro, donde no podría chocar con nada.
Viajaba hacia la tormenta.
Ocho horas duró la lucha entre el viejo dragaminas y el mar, ocho horas donde una mujer sola, que nunca antes había estado en un barco, sacaba fuerzas de la nada para evitar que los sueños de su marido se hundieran ese día.
Cuando la tormenta terminó, llevó el barco hacia la costa que se veía a la distancia, pero como no lo sabía atracar y ya no tenía ancla, simplemente lo dejó flotar a la deriva con el motor apagado, esperando que los buzos, que miraban la maniobra desde tierra, se pudieran acercar a nado. Al llegar encontraron a una Simone sonriente que, ante la sorpresa de todos, los recibió con café caliente.
Pasaron muchos años, y el viejo dragaminas se convirtió en uno de los buques oceanográficos más famosos del mundo, navegó por todos los mares y visitó todos los puertos. Cousteau adquirió fama internacional. En 1980, en un reportaje, un periodista le preguntó si era difícil comandar el Calypso, Cousteau contestó:
"No, si está Simone a bordo, ella es la cocinera, la madre de treinta marineros, la que aconseja, la que pone fin a las peleas, la que nos manda a afeitar, la que nos reta, la que nos acaricia, la peluquera de a bordo, nuestra mejor crítica, nuestra primera admiradora, la que salva al barco de las tormentas.
Ella es la sonrisa cada mañana y el saludo antes de irnos a dormir.
El Calypso podría haber vivido sin mí... pero no sin Simone"
Una mujer que vivió entre cámaras y nunca se dejó fotografiar, no figuró en ninguna de las enciclopedias del Calypso, se negó a ser vista en las películas, y la mayoría de la gente nunca vio su cara.

Nuestro homenaje a Simone Cousteau... y a todas esas mujeres que trabajan desde el silencio y a quienes las saben valorar....
Que tengan un lindo día.





 

Descubrimientos españoles.


¿Quién descubrió qué?
Durante siglos los historiadores ingleses se han encargado de exagerar sus logros como nación. Primero a través de la literatura y luego a través del cine y la televisión han conseguido que personas de todo el mundo den por ciertas grandes mentiras históricas que los favorecen. Un tema en el que se hace evidente la búsqueda inglesa de gloria a costa de reescribir la historia son los descubrimientos geográficos. La propaganda inglesa nos contó una y otra vez que Cook descubrió Australia, Nueva Zelanda, Hawaii y multitud de islas del pacífico sur, aunque todos estos territorios ya habían sido descubiertos por españoles y portugueses siglos antes de que los ingleses navegasen por esas aguas. Y no es de extrañar, porque para cuando Cook llegó al Pacífico, los navegantes españoles llevaban doscientos años haciendo la travesía entre Acapulco y Manila. Era tal el dominio español sobre el Pacífico, descubierto por el extremeño Vasco Nuñez de Balboa, que el investigador australiano Oskar Spate llegó a llamarlo el Spanish Lake

https://www.google.com/maps/d/viewer?mid=zwrMStlmyGt4.kcwKKma8zU2U&hl=es


 

jueves, 27 de agosto de 2015

LIBRO SOBRE LA EPOPEYA DEL NAVÍO DE LÍNEA "GLORIOSO"

> Queridos amigos:
>
> Acabo de terminar de leer, con sumo placer, el libro "El Glorioso", de Agustín Pacheco Fernández, capitán del Ejército de Tierra y doctor en Historia, destinado en el Instituto de Historia y Cultura Militar, que narra las peripecias de este famoso navío de línea español en 1746 y 1747, que se batió contra tres escuadras inglesas (a finales de la Guerra del Asiento o Guerra de la Oreja de Jenkins), hundiendo un navío y averiando seriamente a otro de tres puentes, además de desarbolar a varias fragatas, antes de rendirse al agotársele la munición y tener toda la arboladura inoperativa, aparte de hacer mucha agua y estar hundiéndose. Creo que su comandante, el capitán de navío Pedro Messía de la Cerda, fue uno de los más brillantes oficiales de la Armada Española del siglo XVIII, que llegó a teniente general de la Armada y posteriormente a virrey de Nueva Granada. Tanto en la Armada española de la época como en Colombia hoy en día, y por supuesto en la Royal Navy, se le recuerda con muchísimo respeto por su extraordinario valor y competencia al mando del navío "San Ignacio de Loyola", alias "El Glorioso", y de cuantas misiones posteriores se le encomendaron, entre ellas la de Virrey de Nueva Granada como ya he comentado
>
> Creo que vale la pena leerlo. Os lo recomiendo.
>
> Mientras, os remito un resumen del contenido en la web que adjunto, por si disponéis de algunos minutos para echarle un vistazo. Si además leyerais el libro, el autor os agradecería comentarios constructivos acerca de lo narrado en él. Ya veréis que la suya ha sido una labor de investigación encomiable y de categoría, y sería una pena no rematar la faena... (su correo electrónico es agustinpach@hotmail.es)
> .
>
>    
>
> http://www.todoababor.es/historia/novedad-editorial-el-glorioso-de-agustin-pacheco/
>>
>> Un saludo a todos. Luis Solá

sábado, 15 de agosto de 2015

Aquel jesuita fotógrafo que abordó el Titanic...Francis Patrick Browne María, SJ.




La historia de aquel jesuita fotógrafo que abordó el Titanic.

Hay Jesuitas que pasan a la historia o a los altares por diferentes aspectos: los hay científicos, intelectuales, misioneros, descubridores, astrónomos, mártires, santos. Francis Patrick Browne María, SJ. pasa a la historia por sus dotes de capellán entre jóvenes y en el frente de batalla, también por su gusto por la fotografía.
En estas fechas en que el Titanic cumple el centenario de su trágico naufragio, muchas de las imágenes que narran la vida cotidiana a bordo, se las debemos a este jesuita que tuvo la suerte de sobrevivir.
No siempre corrió con buena estrella en su historia personal. Al poco tiempo de nacer, su madre fallece víctima de fiebre. Luego, a la edad de 8 años, su padre muere en un accidente de natación. Fue entonces que su tío, Robert Browne , Obispo de Cloyne , lo apoyó estando al tanto de su educación y fue él quien le dio su primer cámara fotográfica. 
Frank Browne entró al noviciado de la Compañía de Jesús en Tullabeg, Irlanda, el 7 de septiembre de 1897. Llevó algunos cursos en la Real Universidad de Dublín, donde fue compañero de James Joyce. Estudió teología en el Instituto Milltown desde 1911 hasta 1916. Es durante unas vacaciones que su tío le regala un boleto para ir de Inglaterra a Irlanda en el mítico barco.
Frank Browne, SJ. aborda el Titanic en Southampton la tarde del 10 de abril de 1912, junto con él va su cámara fotográfica. Heredero de una tradición espiritual que invita a recrear con la imaginación escenas bíblicas –a detalle- como si presente se hallase, esta sensibilidad le ayuda –y nos ayuda cien años después- a captar lo que sus ojos encuentran. El jesuita camina con su cámara retratando lugares, personas y momentos –los últimos de muchos pasajeros-. Visitó el gimnasio, el comedor, caminó por las cubiertas, a veces pedía a los viajantes posar ante la cámara. A todo y a muchos tomó fotografías, una de las más famosas es cuando se topó al capitán Edward J. Smith en uno de sus paseos.
Disfrutando de los paisajes y platicando con algunos pasajeros, surgió la amistad con una pareja de millonarios norteamericanos que lo invitan a continuar la travesía hasta Nueva York. Entusiasmado por su buena suerte, ya que se le convidaba un viaje redondo y todo pagado, mandó telegrama a su Superior en Dublín, solicitando permiso. Un día después recibió una escueta respuesta: "Bájate de ese nave atte. El Provincial". 
Quizá, dándose de topes por no haber aplicado ese dicho que dice: "Más vale pedir perdón que pedir permiso", ante tal orden no le quedó otra opción que bajar en Queenstown (Irlanda), donde el barco hacía escala antes de continuar con su ruta establecida. No lo sabía en aquel momento, pero eso le salvó la vida. Todavía alcanzó a tomar las últimas fotos que se conservan del Titanic.
Años después fue ordenado sacerdote, siguió teniendo como hobby la fotografía. Fue capellán durante la primera guerra mundial, sobrevivió a varias heridas. Vivió varios años en Australia y, de aquellos trayectos, dio cuenta a través de su cámara, que siempre lo acompaño. Murió el 7 de julio de 1960.
La suerte del Padre Browne no termina aquí. En 1986, por casualidad, otro jesuita, el padre O´Donnell, SJ, se encontró un paquete metálico que contenía todo un arsenal de rollos, más de 42.000 fotografías que el Padre Brown tomó durante toda su vida. Este material ha sido restaurado y resguardado. En estas fechas se publica un libro con aquellas fotos previas al hundimiento del Titanic.
Frank Browne, SJ. estuvo 25 horas a bordo del Titanic. Siempre guardó en su cartera aquel telegrama que lo hizo desembarcar. Le gustaba contar esta anécdota y sonreía cuando decía: "es la única vez que la santa obediencia le había salvado la vida de un hombre".
Ismael Bárcenas Orozco, SJ.
en twitter: @elmayo
Agrego algunas fotos tomadas por Frank Browne, SJ.
- si por algo no se ven, consultar: http://elmayito.blogspot.mx/ -

fuentes:

------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 12 de agosto de 2015

The Bridge at Q’eswachaka. Puente INCA del Perú.





Every year, local communities on either side of the Apurimac River Canyon use traditional Inka engineering techniques to rebuild the Q'eswachaka Bridge. The entire bridge is built in only three days. The bridge has been rebuilt in this same location continually since the time of the Inka. 

This video was produced by Noonday Films for the National Museum of the American Indian exhibition, "The Great Inka Road: Engineering an Empire," on view at the National Museum of the American Indian in Washington, D.C., from June 26, 2015, to 

Narrated by John Ochsendorf, professor of Civil Engineering, Massachusetts Institute of Technology

The Q'eswachaka bridge in Peru is rebuilt every year using traditional Inka engineering techniques by the local communities on either side of the canyon. This bridge has been continually rebuilt in this same location since the time of the Inka. The entire bridge is built in only three days. This video was produced by Noonday Films for the National Museum of the American Indian exhibition, The Great Inka Road: Engineering an Empire. This video was narrated by John Ochsendorf, Professor of Civil Engineering, Massachusetts Institute of Technology.

¿USTED SABE LO QUE ES UNA COSA GRANDE?




























 

viernes, 7 de agosto de 2015

¨Wild Sweden¨ Look In My Eyes¨





Misique by Gomer Edwin Evans www.gomer-edwin-evans.com
  • Música

    • "Enjoy Your Peaceful Dreaming Energy", de Gomer Edwin Evans.

domingo, 2 de agosto de 2015

La isla GOUQUI en China. La naturaleza la transformó en un todo verde.





Cuando abandonaron esta villa, la naturaleza la transformó en todo un espectáculo

Después de ver estas hermosas imágenes, no me cabe duda de que este lugar nunca perteneció realmente al ser humano.

En la costa este de China, cerca de la desembocadura del río Yangtze, una pequeña isla oculta un maravilloso espectáculo natural. La isla Gouqui, que forma parte de un archipiélago de alrededor de 400 islas, alberga una villa pesquera abandonada que de a poco ha sido reclamada por el paso del tiempo y una intrépida hiedra que ha logrado cubrir prácticamente cada rincón de ella.

Sus habitantes la dejaron a la merced de la madre naturaleza una vez que sus aguas no pudieron cumplir las cuotas de los cada vez más abundantes botes pesqueros. Houtou Wan, es una de las muchas villas que han quedado abandonadas en China debido a la urbanización, la inaccesibilidad o la escasez de recursos, y se han convertido en pueblos fantasmas. Pero hay que admitir, que este lugar está muy lejos de convertirse en un rincón solitario y escalofriante –como muchos otros lugares abandonados–. Cada ladrillo está invadido de vida y de verde y probablemente ya se ha convertido en un santuario natural para muchas especies que antes se mantenían alejadas por miedo a la presencia humana.

Ahora la villa verde, se ha convertido en un destino turístico donde aún viven algunos ancianos que han rehusado a dejar su lugar de nacimiento.