espainfo.es
estamos en

lunes, 22 de noviembre de 2010

La Isla y Juan Domingo Saporito.2ª Parte.

Casco de Candray abndonado en cercanías del Puente Zuazo y el Real Carenero.

Falucho.


Candray.
LICENCIADA ELENA MARTINEZ-CHAMORRO.



Un verdadero personaje:
Juan Domingo Saporito, perteneciente a una rica y distinguida familia genovesa llega a Cádiz atraído por el auge económico que sostenía el comercio con las Indias.Juan Domingo Saporito nació en 1655. Más tarde se estableció en Cádiz y en 1684 se casó con la gaditana Dña. Águeda Serrano con la que tuvo 5 hijos: Bernardo (1686), Joseph (1691), Teresa María (1694), Bartolomé (1696) y Juan Francisco (1704).


Llegó a ser Administrador de Marina, de las Reales Aduanas, y en el año 1700, adquirió unos terrenos en la Real Isla de León, comprados al matrimonio Alonso Marín de Lena y Bartola de Ojeda, vecinos de La Isla. En ellos se construye una mansión que además de la vivienda principal, disponía de cochera, pozo, noria, huerta, jardín, paseos, calles, bodegas, capilla… etc. La Fachada principal de la misma, orientada a poniente, daba al lugar llamado de las Tres Cruces, es decir nuestra Alameda Moreno de Guerra, y la finca llegaba en fondo y mirando a levante hasta el río San Pedro .

........................................
A pesar de la crisis ,por fin se ha procedido a la rehabilitación del molino de mareas con sus batanes , baños y muelle del Zaporito.(Había quién decía que el origen del nombre derivaba de San Hipólito...).


San Fernando se lo merece. El Barrio del Zaporito se lo merece. Era una verdadera pena que el abandono en el que cayó a mediados del pasado s. XX, acabara con una parte de nuestra historia y de nuestras vivencias.


Es cierto que los tiempos cambian y hoy día la carpintería de ribera, la industria salinera, el transporte en candráis y faluchos de sal, arena, pescado etc., son actividades artesanales que serían muy difíciles de mantener. Es cierto que la recuperación de un molino de mareas y sus mecanismos hidráulicos, las obras de sostenimiento del muro del antiguo muelle y el dragado del propio caño son tareas complicadas.Pero un pueblo no puede perder su memoria histórica porque hoy somos el resultado de lo que antes hemos sido, y de no acometer obras como ésta, correríamos un riesgo inevitable de que el molino de mareas, uno de los edificios más representativos de de la Historia del barrio del Zaporito, desapareciera.


Barrio que, desde antaño, ha contribuido tanto al desarrollo de esta ciudad.Y si además se abre la posibilidad de dar a conocer a los isleños una parte importante del propio patrimonio histórico que nos acerca a algo tan nuestro como es la cultura de la sal o como es la industria artesanal de la carpintería de ribera, el esfuerzo ha merecido la pena.

...................................................................................................

Un poco de Historia: El Siglo XVII en la IslaRemontándonos en el tiempo al s. XVII. En donde hoy se sitúa la ciudad de San Fernando se encontraba una villa con apenas 300 habitantes, conocida como La Isla de León. En esa época tan sólo existían algunas casas diseminadas alrededor del Real Carenero y un pequeño poblado en Gallineras a la vera del caño de Sancti Petri.El nombre de Isla de León le vino porque realmente se trataba de una isla ya que su territorio estaba rodeado de agua por todas partes: Al Norte y al Noreste por el Caño de Sancti Petri, que la separa de Puerto Real; al Noroeste por la Bahía de Cádiz; al Oeste por el Río Arillo, que la separa de la ciudad de Cádiz, al Este y al Sureste también por el Caño de Sancti Petri, que la separa de Chiclana de la Frontera; y al Sur y al Suroeste por el Océano Atlántico.El término de León era debido a la familia Ponce de León, que fue la propietaria de los territorios de la isla en el siglo XV.En el extremo noreste de la Villa estaba situado el Real Carenero, que empezó a funcionar, gracias a los Reyes Católicos en el año 1562 y que daba trabajo a parte de esa pequeña población, que realizaban trabajos de carena, es decir de reparación y construcción de embarcaciones que entonces eran de madera. Estas embarcaciones servían para transportar las diferentes mercancías, la sal, el pescado, la arena… a través de los caños. La faena del carenero ya venía de siglos antes y perduró en la Villa dando como resultado la aparición de un gremio especializado en la carpintería de ribera que desarrolló su actividad en la zona hasta mediados del s. XX.El carenero, que más tarde Felipe V lo hizo Real Carenero, estaba situado Junto al Puente Zuazo justamente en su extremo Noreste, de donde partía el '''Camino Real''' que facilitaba las comunicaciones con Cádiz, y que entonces ya tenía un trazado muy parecido a como hoy lo conocemos. Por el otro extremo del Puente Zuazo, y bastante cercano a él, se encontraba el Castillo del lugar de la Puente, que en el s. XVIII pasaría a denominarse Castillo de San Romualdo. Era una fortificación de origen medieval con fines defensivos, ya que lo ataques de piratas durante el s. XVI y aún en el XVII eran frecuentes.También con carácter defensivo se hallaba construida en la zona más elevada de la Villa, una torre vigía de avistamiento: Torre Alta.En el extremo Sureste se encontraba desarrollado otro núcleo de población que se agrupaba por la parte de Gallineras en torno a la Almadraba de Hércules, de ocupación eminentemente pesquera o relacionada con la industria de pescado. Este punto estaba defendido ya desde el s. XVI por fortificaciones construidas en el islote de la embocadura del caño de Sancti Petri, y a principios del s. XVII ya estaba construida la torre-atalaya que es la construcción más antigua de todo el castillo. Pero como en el año 1587, al igual que Cádiz, la Isla fue asaltada por el pirata Francis Drake y en el año 1596, fue saqueada de nuevo por piratas ingleses, la Almadraba de Hércules entró en crisis. El resto de la población o mantenían las caserías con huertas, que sobre todo eran haciendas de gaditanos enriquecidos por el comercio con las indias, que se compraban aquí sus fincas de recreo, o bien trabajaban en las diferentes salinas del lugar. Por lo demás La Isla era un coto de caza para los señores de Cádiz, que empezaron a construirse sus segundas viviendas junto al Camino Real. Con estas viviendas comenzaría a aparecer un estilo arquitectónico propio de la zona: el barroco popular. Además se realiza la primera construcción de carácter no defensivo: el convento de Carmelitas Descalzos, que fue también la primera iglesia de la Isla, construida en el año 1680, la actual Iglesia del Carmen no se construye hasta 1733.
..............................................................................................................................................................
Fuente Diario de Cádiz-San Fernando.












No hay comentarios:

Publicar un comentario